Salud y nutrición

Aquí podrás encontrar consejos sobre buenos hábitos que contribuyan a la salud y bienestar de tus niñ@s.

¿ Cómo hablar de sexualidad con tu hijo preadolescente?


¿ Cuáles son los cambios físicos durante la pubertad?


Acné, ¿cómo enfrentarlo?

Acné, ¿cómo enfrentarlo?
 

Es fundamental que tan pronto aparezcan las primas manifestaciones de acné en tu hijo, incluso se tiene el historial familiar de la enfermedad, debes buscar la atención de un dermatólogo para recibir el tratamiento específico al tipo de acné que tiene tu hijo.

Evita acudir a remedios caseros y productos de venta libre cuando el acné de tu hijo no ha sido valorado por un especialista. En gran medida los casos de acné empeoran o se vuelven difíciles de tratar porque previamente se han probado cremas, ungüentos o lociones que empeoran las lesiones de la piel.

Es fundamental tratar la enfermedad en sus primeras manifestaciones para evitar que deje cicatrices en el rostro, que son difíciles de tratar estéticamente y acarrean un problema social para la persona.

La Organización Mundial de la Salud plantea que según la severidad del acné se puede comenzar con un tratamiento farmacológico en los casos leves para inhibir la secreción de sebo, la queratinización folicular y la inflamación. Los casos leves suelen responder satisfactoriamente al tratamiento tópico, pero solo al cabo de seis semanas se empezarán a notar los resultados (http://apps.who.int/medicinedocs/es/d/Jh2920s/20.html

).

En los casos moderados se usan con frecuencia antibióticos orales, mientras que el tratamiento oral con estrógenos, antiandrógenos y retinoides se reserva para los casos graves o resistentes.

La posibilidad de administrar estrógenos, antiandrógenos o retinoides por vía oral debe plantearse únicamente cuando haya fracasado el tratamiento tópico - o el tratamiento oral con antibióticos - o una forma grave de acné nodular amenace con producir cicatrización importante. Estos fármacos debe prescribirlos únicamente el dermatólogo.

 

Manejo en casa

En la cotidianidad, se debe evitar la exposición a cualquier sustancia sospechosa de causar o agravar el acné. Mantener una higiene adecuada de las zonas afectadas con agua tibia y jabón suave, que el dermatólogo haya prescrito, y secarse sin frotarse excesivamente ayudarán a que no se agrave el acné.

De otra parte, se recomienda que el maquillaje, cremas, protector solar y demás productos de aseo y arreglo persona que se usen sean recomendados por el especialista para evitar irritar la piel.  

 

Referencias:

Organización Mundial de la Salud. Acné vulgar. 

http://apps.who.int/medicinedocs/es/d/Jh2920s/20.html


Gastroenteritis en niños: ¿Cómo combatirla?

Gastroenteritis en niños: ¿Cómo combatirla?

Texto

La diarrea, vómito, dolor abdominal, náuseas y, en algunos casos, fiebre son los síntomas de la gastroenteritis. Se trata  de una infección de origen viral que afecta la pared de los intestinos y se presenta con mayor frecuencia en niños menores de cinco años, aunque también afecta a adultos y adultos mayores.  

Conoce cómo se transmite

La transmisión de los virus, especialmente del rotavirus, que causan gastroenteritis ocurre cuando los niños entran consumen alimentos o agua contaminada, así como cuando entran en contacto con personas enfermas o manipulan objetos que se encuentran en el ambiente.

Estos elementos se contaminan por una higiene deficiente en el lavado de las manos después de entrar al baño y antes de preparar los alimentos donde pueden quedar restos de materia fecal donde se aloja el virus.

Manejo en casa

La infección gastrointestinal puede autolimitarse al cabo de tres a seis días, periodo en el cual es fundamental que monitores los síntomas que presenta tu hijo para notar si permanece estable o tiene complicaciones.

Es imprescindible que lo mantengan hidratado para recuperar los líquidos y electrolitos que ha perdido a causa de las deposiciones y el vómito. A esto le puedes sumar una alimentación liviana, a base de caldos, poca ingesta de grasa y evitar las comidas abundantes.

La gastroenteritis junto con la enfermedad respiratoria aguda (ERA) hacen parte de las enfermedades prevalentes de la infancia debido a que los niños menores de cinco años hacen parte de la población más susceptible a sufrirla porque aún no tiene buenas defensas y son causantes de morbilidad y mortalidad en zonas donde hay dificultades con el saneamiento ambiental.

Los síntomas que presentan los niños afectados por gastroenteritis alarman a los padres, pero solo el pediatra decidirá según la valoración médica el manejo de los síntomas.

No obstante, es motivo para acudir a los servicios de urgencias cuando tu hijo es menor de dos años. En los niños más grandes cuando han vomitado más de cinco veces en una hora o lo han hecho con frecuencia en un determinado tiempo. Además, debes fijarte si ha tenido deposiciones diarreicas abundantes en las últimas seis horas.

Otras señales de alarma incluyen que el niño tenga fiebre por más de tres días, esté irritable, somnoliento y no responda a los estímulos o que su llanto sea débil.

Prevención

Mantén una buena higiene en casa y los implementos con los que tu hijo entra en contacto. Enséñale el correcto lavado de manos después de entrar al baño con agua y jabón durante 20 segundos bajo el chorro del agua, frotando las palmas y dorsos de las manos.

Si tienes una gastroenteritis, extrema tu higiene y evita preparar alimentos para tu hijo hasta que hayas superado la infección para reducir el riesgo de contagio.

Evita darle a tu hijo alimentos preparados en la calle o en lugar de los que desconozcas la manipulación que reciben los alimentos. Prepara los alimentos frescos y mantén la refrigeración de los mismo cuando así lo ameriten.

De otra parte, asegúrate que tu hijo haya recibido la vacuna del rotavirus que está incluida en el esquema de vacunación que todos los niños de 0 a 5 años deben recibir.

 

Referencias

Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. ¿Tiene gripe estomacal (gastroenteritis viral) o intoxicación alimentaria? Podría tratarse de norovirus

https://www.cdc.gov/spanish/especialescdc/norovirus/index.html


Recreación

Algunos tips sobre la importancia de la recreación y como facilita la relación con otros y el desarrollo de la creatividad.

¿Cómo afecta la ludopatía a los niños y adolescentes?

¿Cómo afecta la ludopatía a los niños y adolescentes?

En muchos casos los niños y adolescentes que se enganchan obsesivamente con los videojuegos lo hacen por las primeras victorias que consiguen o las buenas ganancias o recompensas, según el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. De ahí que se comiencen a manifestar los síntomas de la ludopatía o juego patológico en la población escolar.

 

En nuestro medio las adicciones al juego incluyen principalmente los videojuegos y las máquinas tragamonedas ubicadas en comercios a las que los niños y adolescentes tienen acceso. Son adiciones comportamentales, que a veces pueden pasar como inadvertidas y que en principio no son mal vistos.

 

El trastorno por el uso de los videojuegos es una condición que la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó en la Clasificación estadística internacional de enfermedades y problemas relacionados con la salud.

 

Según la entidad, se puede diagnosticar el trastorno por uso de videojuegos cuando, durante un periodo de al menos 12 meses, ha perdido el control sobre el tiempo que se pasa jugando, la mayor prioridad que adquiere el juego frente a otros intereses y actividades y la continuación de esta conducta a pesar de sus consecuencias negativas para su salud física, el deterioro de las relaciones familiares y en general de la socialización en los diferentes ambientes donde interactúan.

 

Lo que hay detrás

Como padres resulta retador enfrentar la adicción de los hijos pequeños y adolescentes con los videojuegos. Sin embargo, para abordar la situación no se puede dejar de considerar que detrás de las largas horas que pasa su hijo jugando puede haber otras situaciones que inciden en que ese comportamiento se prolongue en el tiempo.  

 

El juego puede ocultar las dificultades que el niño o adolescente tiene para socializar, problemas de atención que no han sido tratados, carencias emocionales o recurre al juego como una forma de tapar conflictos con el entorno, así como disfuncionalidad familiar, problemas con el manejo de la autoridad por parte de los padres hacia el hijo para poner límites y reglas en el hogar, especialmente para mantener y hacer cumplir una rutina familiar con horarios definidos en un ambiente seguro.

 

Factores para engancharse

Asimismo, los expertos de la OMS alertan sobre tres factores para evaluar la exposición al riesgo de adicción. El tipo de videojuego, el entorno y características emocionales de la persona.

 

En cuanto a las características de los videojuegos, los sistemas de recompensa que ofrecen objetos virtuales (como armas y armaduras) o recompensas «reales» (por ejemplo, suscripciones a emisiones en directo) empuja a los jugadores a continuar jugando para lograr victorias reales o virtuales, mientras que los juegos multijugador pueden ser emocionantes para la mayoría de la gente, pero sobre todo para los niños o adolescentes que tengan pocas habilidades sociales.

 

De otra parte, los niños con una autoestima baja, con dificultades en sus habilidades sociales y las capacidades de afrontamiento y de resolución de problemas son más proclives a trastornos de la conducta, ansiedad o adicciones como el juego patológico.

 

La presión de grupo, la disfuncionalidad en el hogar, la precaria autoridad para limitar el tiempo que los niños se exponen a pantallas y la dificultad para realizar actividades recreativas y de ocio sin recurrir al uso de dispositivos son factores ambientales de disparan una posible adición en los niños.

 

Atender una adicción

El desarrollo de las adicciones comportamentales tiene que ver en gran medida con los límites y disciplina que se ha puesto en casa. Si bien con el adolescente las reglas pueden ser objeto de negociación para no ganarse su mala voluntad, también es fundamental que no se desdibuje la figura de autoridad para establecer horarios y supervisar cuando tu hijo está en riesgo de una adicción.

 

No se trata de restringir la exposición a videojuegos, pero solo debe ser una actividad que se haga por simple gusto, sin que se vuelva un tema recurrente ni lleven al niño a descuidar sus obligaciones escolares e irrespetar las reglas.

 

El tratamiento de una adicción puede requerir la terapia cognitivo-conductual o psicoterapia en el niño o adolescente, pero a su vez es necesario involucrar al núcleo familia para revisar las relaciones de codependencia que se hayan creado alrededor de la adicción del miembro de la familia. 

 

Referencias

Organización Mundial de la Salud. Hacia una mejor delimitación del trastorno por uso de videojuegos

https://www.who.int/bulletin/volumes/97/6/19-020619/es/

 

Educación

Formar seres humanos autónomos, creativos y seguros de si mismos es muy importante, encuentra aquí algunas recomendaciones.